Marihuana Medicinal (o Cannabis, o MM). Esto no es algo nuevo, pero últimamente es algo GRANDE. Los productores, cultivadores y dispensadores esperan obtener ganancias enormes de la venta de los productos de cannabis. Al igual que cualquier otro negocio legal, se espera que los distribuidores paguen una porción justa de impuestos por sus ganancias. Una porción justa de impuestos – ni más, ni menos.

Desafortunadamente, la IRS piensa de forma diferente. En algunos casos, el gobierno federal quiere recibir mucho más que una cantidad justa de impuestos. He aquí cómo:

Básicamente, los ingresos imponibles para los negocios comienzan con los ingresos (es decir, ventas). Luego, bajo el código de la IRS §62(a)(1), los negocios pueden deducir los costos razonables y necesarios de obtener esos ingresos. Por ejemplo, costos así podrían incluir costos de producto, trabajo, costos promocionales, arriendo, etc. Lo que queda después de reducir los gastos del código §62 son las ganancias netas del negocio. Y son a las ganancias netas del negocio a las que se le cobra impuestos. Es justo, ¿no?

Sin embargo, para los distribuidores de cannabis, la IRS toma una posición diferente. El gobierno ha establecido reglas nuevas, refiriendo el código federal de impuestos §280E, que establece (traducido al español):

“No se permitirá la deducción o crédito para ninguna cantidad paga … si un comercio o negocio así … consiste en traficar sustancias controladas … lo cual es prohibido por la ley Federal ….”

 

Pero Esto No Afecta la Industria De La MM, ¿verdad?

Los negocios de marihuana medicinal ya han sido legalizados en muchos estados. Más estados están tomando la decisión más “madura” cada año de legalizar el uso del cannabis como tratamiento médico.

Pero hay un problema: El Acta de Sustancias Controladas (Título 21 del United States Code) enumera todas las drogas consideradas ilegales bajo la ley federal. (Aún) no importa si bajo la ley estatal la venta de marihuana medicinal ya ha sido despenalizada. Esto es porque la ley federal (en este caso, 21 U.S.C. §812(c)) aún muestra la marihuana como una sustancia controlada ilegal de Horario II. Y como también sabemos, las leyes federales (en este caso, aquellas leyes que afectan las drogas, impuestos, etc.) no son impactadas por las leyes de ningún estado.Entonces, He Aquí Lo Que Ocurre

El cannabis aún es una droga ilegal bajo la ley federal. Por lo tanto, el código de impuestos §280E dice que el costo de negocio de distribuir marihuana medicinal no es una deducción de negocios permisible. Si a los dispensadores de cannabis no se les permite cancelar sus costos de hacer negocios (excepto por el costo del producto), entonces a esos distribuidores les imponen impuestos sobre sus ganancias totales de ventas – no sus ganancias netas de negocio.

He aquí una ilustración: El Distribuidor vende un pedido de cannabis de $100, el cual al Distribuidor le cuesta $50 para comprarlo. Fácilmente vemos que el dispensador tiene $50 en ganancias de ventas. Luego, el Dispensador también incurre en $30 de costos de negocio (arriendo, servicios públicos, trabajo, etc.). De la venta de $100, las ganancias netas del negocio solo son $20 ($100-$50-$30=$20).

Pero bajo las nuevas reglas de la IRS, el gobierno de los Estados Unidos evalúa su impuesto sobre las ganancias de ventas – los $50 – resultando casi en unos $20 en impuestos (asumiendo una tarifa de impuestos de $50 x 40%) sobre la venta.  Todos los otros negocios “legales” solo tendrían que pagar $8 por el mismo impuesto de la IRS del 40%, pero solo bajo sus $20 de ingresos netos. En este caso, los impuestos de $20 para el Distribuidor parecen un impuesto federal del 100% en su negocio que recibe $20 de ganancias netas.

Además, ¡el negocio también tiene que pagar el impuesto estatal! ¿Más de 100% en impuestos? ¡¡¿En serio?!!

Desafortunadamente, ese resultado obviamente le cuesta a los dispensadores de marihuana mucho más que su porción justa de impuestos. Este es un resultado injusto, y debe ser revisado por la Corte de Impuestos de los Estados Unidos. Otras propuestas de ley relacionadas también han sido presentadas al Congreso.

Entonces, ¿Pueden Los Dispensadores de Cannabis Luchar Contra la IRS?

¡Sí! En muchos casos los cultivadores, productores y dispensadores de cannabis pueden luchar contra este injusto impuesto de la IRS. Este desafío contra la IRS no empieza con la examinación de la IRS. En su lugar, empieza con la planeación estratégica de las deducciones de esos negocios en anticipación a la auditoría de la IRS.

Lo estamos haciendo.  Se puede hacer.